Apiarium te agradece que, si tienes algún documento o fotografía sobre Biar que pueda interesar, nos lo envíes para publicarlo al e-mail: apiarium-bellezainterior@hotmail.es. Aparte de los documentos y fotos, este blog se engrandece también con los comentarios y opiniones que nos hacéis llegar.

9 may. 2013

*Fiestas de Moros y Cristianos: el Baile de los Espías/Ball dels Espíes, vivencias desde dentro.

11 de mayo de 1914 (delante de la casa)
       
 Insertamos un magnífico y sentido artículo sobre el acto más singular de las Fiestas de Moros y Cristianos de Biar, como es "El Baile de los Espias-Ball dels Espíes", que se representa cada 11 de mayo por la tarde. 
Es un estudio romántico, una vivencia personal desde dentro de  esta fiesta por el actual dueño de la "Casa de la Mahoma", lugar donde se concentran los intervinientes en este baile dels Espies. Al mismo tiempo se      acompañan varias fotografías históricas del acto.
  Agradecemos a D. Cristóbal Sarrió Lledó, autor del artículo, la posibilidad de incluirlo en este blog.


                                    -----LA  CASA  DE  LA  MAHOMA-----

     Desde  siempre  he  ido  a  Biar.  Tengo  fotos  en  la  Plaza  del  Raval  desde  los  dos años,  pero  mis  recuerdos  infantiles  comienzan  a  los  cinco  años  con  un  viaje larguísimo  desde  Alicante a Biar. 
   Después  de  preparar  el  equipaje   nos  trasladamos  a  la  estación  de  Renfe  en  tranvía,  allí  nos  subimos  a  un  tren  que  nos  llevaría  a Villena.  Recuerdo  los  asientos  de  madera  y  el  tener  que  cerrar  las  ventanillas  por el  olor  a  la  carbonilla. 
    Al  llegar  a  Villena  por  la  tarde,  nos hospedamos  en  el  hotel    “Alcoyano”  que estaba  en  el  Paseo de  Ruperto  Chapí.  Pasamos  la  noche  con  un  frío  intenso  y  a  la mañana  siguiente  salvamos  la  poca  distancia  que  hay  entre  Villena  y  Biar   con  la Alcoyana. Nos  acomodamos  en  la  Plaza  de  España  nº 6,  casa  de  mis  abuelos  “Los Paisanos”  y  allí,   siempre  por  tradición  oral,  fui  descubriendo  que  nuestra  casa era  la  “Casa  de  la  Mahoma”,  que  la  teníamos  dos  veces  al  año  (11  de  mayo  y  8 de  septiembre),  que  desde  siempre  había  sido  así,  que  uno  de  nuestros  antepasados había  sido  uno  de  los  fundadores  de  la  Comparsa  dels  Blavets.  Así  comencé  a amar lo que  mis  mayores  con  su  ejemplo  y  sentimiento  estaban  sembrando  en  mi corazón.

                                                                                             
.                                                                     --11  DE  MAYO--

11 de mayo de 1957
     Son  las  seis  de  la  madrugada  y  a  esa  hora  mi  mujer,  Francisca  Santana,  y  yo  ya estamos  en  la   casa  de  la  Plaza  del  Arrabal   preparando  la  avituallas  y  los  últimos detalles  para  recibir  la  variopinta   comitiva  que    trae  a  La  Mahoma. Al  clarear  el  día, alrededor  de  las   siete  y  media,  estamos   en  la  calle  Mayor,  frente  a  la  casa  de  José
Bellod,  desde  allí  oímos  la  alegre  algarabía  de  los  festeros  y  vecinos  que  traen  a La  Mahoma. Allí  se  hace  un  alto  y  se  ofrece   a  todos   los  presentes  pastas  típicas  y mistela.  La  siguiente  “estación”   es  en  la  Plaza  de  las  Ollas, casa  de  Vicente “Calendari “. Después  vamos  a  la  Escarrereta   a  casa  de “Torrat".  A  continuación, Luis “Roqueta” nos  ofrecía  el  primer  café   del  día  y  desde  allí   todos nos  dirigimos  a  la  plaza  del  Raval   para  acomodarla  en  su  casa.  Con  alegría  y  entre  todos  acostamos  a  nuestra  querida   Mahoma  y  ya   está   preparada  una  sillita  antiquísima  con  un  cojín   para  evitar  que  tenga  tortícolis.
    Voy   al  primer  piso  y  coloco  la  Bandera  de  la  Mahoma   en  el  balcón,  así  se  hace saber  a  todos  que  nuestra  querida  Mahoma  está  en  su  casa.  Hoy  es  un   día  de  puertas abiertas,  cualquier  persona   puede  entrar  a  visitarla,  a  verla,  a  presentarle  sus  respetos,  a  fotografiarse… Doy   fe  que  son  miles  las  personas  que  a  lo  largo  de  todo  el  día  están  junto  a  ella.
     Hasta  la  Diana,  son  los  momentos  del  día  en  que  la  afluencia  es  menor  y  aún  así el  goteo  de  familias  completas, festeros, visitantes…  es  continuo.
     La  actual  bandera  fue  bendecida   la  víspera  del  día  de  San  Vicente  de  1966, siendo  padrino  Don   Cristóbal  Sarrió  Francés  (mi  padre);  madrina  Srta  Dª  Margarita  Payá Valdés;  abanderada  Srta  Dª  Guadalupe  Sarrió  Camarasa  y  la  bandera  fue  obsequio  de Don  Francisco  Pérez   Martínez, residente  en  Barcelona.
1964-Bendición de la bandera dels Espies, por Rvdo. D. Manuel Abad.
El  acto  religioso  de  la  bendición  se  realizó  en  la  Capilla  de  la Comunión, siendo oficiado  por  el  Reverendo  Don  Manuel  Abad  Cerdán .
     Después  de  la  despertá  se  anima  la  afluencia .Recuerdo  a  mi  abuelo  Cristóbal  Sarrió Amorós  que  nos  decía  que  porqué  poníamos  en  la  mesa  tanto. Él  siempre  ofreció  vino y  aceitunas  preparadas  por  sus  manos. También  él  me  contó  que  su  abuelo  Jaime  Sarrió  Tortosa   (mi  tatarabuelo),  falleció  un  diez  de  mayo  y  estuvo  de  cuerpo  presente el  once  de  mayo  y  que  muchísimas   personas,  al mismo  tiempo   que  presentaban   sus condolencias,   hacían  la  visita  a  la  Mahoma.  La   fiesta  debe  continuar. Esto sucedió  a
finales  del  siglo  XIX.
1966-Desfile de la bandera dels Espíes.
     Empleados  del  Ayuntamiento  nos  traen  en  un  vehículo sus  pesadas  botas  y  el eficiente  Medina  me  hace  compañía  repartiendo  unos  vales  numerados para poder  participar  en  “El  ball  dels  espíes“. Me  dice  que desde  ayer  ya  ha   repartido  mil, sigue  la  numerosa  afluencia  que  al  mismo  tiempo  que  hacen  la  visita, solicitan  los  vales  para participar  por  parejas  en  el  baile. Al  final  se  habrán  repartido  más  de  mil  ochocientos pases  para  bailar,  debido  a  la  gran  masificación  de  participantes  de estos  últimos  años. 
     Y  es  que  nuestra  fiesta  es  única,  así  me  lo  hacen  constar  los  diversos  estudios al  más  alto  nivel  que  se  han  hecho  al  respecto. Entre  ellos  el  profesor  Ariño  de  la Universidad  de  Valencia,   los  profesores  de  la  Universidad  de  Nanterre  (Francia)  y  también   la  investigación  hecha  por  la  Universidad  de  Venecia,  pues  existe  un  gran parecido  entre  nuestra  Mahoma  y  el  personaje  homónimo  de  “Il  moro  di  Venezia“.
1966- Cristóbal Sarrió Francés, Guadalupe Sarrió Camarasa,
Margarita Payá Valdés, Francisco Pérez Martínez
y autoridades (de izda. a dcha).
     Muchas  personas  me  preguntan  por  el  lazo  negro  que  luce  la  Mahoma  en  el  pecho. Les  respondo  que  está  de luto, pues  nos  ha  faltado  Luis  “Punxó“,  así  como  también  lo estuvo  cuando  faltó  Pepa  “La  Puça“ ,  Rafael   Revert  “El  Turrano“ ,  Tomás  de  San Cristóbal,  Cristóbal  Sarrió   Sanjuan “Morón”,    Jaime  Ferrándis   “El  Tío  Payés“ , con mi  padre  y  con  tantos otros. Ella  se  pone  triste  al  faltar  alguno  de  los  suyos. Yo  guardo  los  últimos  lazos.  
      Recuerdo  a  mi  tía  María  y  a  mi  tío  Vicente  como  se  emocionaban  cuando hablábamos  de  ella  y  el  sentimiento  que  les  embargaba  cuando  por  razones  de  trabajo  a  veces  no  podían  estar   aquí. Pero  su  mente  y  corazón   sí  estaban  presentes.
     Es  la  hora  de  la  comida,  mi mujer  y  yo  hemos  de  turnarnos  para  evitar  cerrar  la casa  y  de esta  forma  facilitar  las  visitas  que  siguen.
     En  el  año  1983  mi  padre  se  queda  con  la  casa  y  acomete  mejoras  que  eran  necesarias  en  el  inmueble,   y  en  1996  la  propiedad  pasa  a  sus  hijos  Cristóbal, Luis Manuel  y  Remedios.
     Nada  más  acabado  el  receso  de  la  comida, ya  está  Cristóbal  Puerto con  su  cargamento  de  ramas  de  chopo  blanco  de  la “Rambla  dels  Molins“  para  adornar  el carro  de  La  Mahoma  que  se  guarda  en  la  calle  Carriles  nº 3,  en  un  local  propiedad de  Pepe  Bellod  Tortosa .
     Llegan  todos  los  espías, vienen  de  la  casa  del  tío  Julio  Soler, “El  Confiter“, calle Barrera  nº  58,  dónde  desde  hace  muchísimos  años  su  viuda  Emilia  Francés  obsequiaba
a  la  singular  comitiva  con  la  tradicional  tortada  de  almendras. Esta  tradición  siguió  con  su  hija  Celia  Soler  Francés  y  hoy  se  continúa  con  su  hermana Emilia  Soler  Francés. Allí  se  reza  un  Padrenuestro  “per  les  animetes”. “Els  espíes“ venían  de  la  casa  de Onofre  Payá,  del  acto  ritual  de  pintarse  unos  a  otros  de  forma  estrafalaria  para  no  ser  reconocidos,  antiguamente  se  hacía  en  la  “cambra“  de  nuestra  casa. Lo  sé  porque  mis  mayores  siempre  me  dijeron  que  se  realizaba  allí  y  aún  queda  el  viejísimo  espejo  donde  se  veían  reflejados  al  pintarse. En  la  parte  trasera  del  espejo  hay  pegado  aún una  hoja  del  periódico  “El  Imparcial”  del  año  1903. Espero  que  con  el  paso  del  tiempo estos  actos  vuelvan  a  ser  realizados  en  donde  antaño  se  hacían.
     El  primer  lugar  donde  aparece  por  escrito  toda  la  fiesta  es  en  el  periódico “Semanario  Pintoresco  Español”  que  en  su  ejemplar  del  5  de  mayo  de  1839  hace una  descripción  perfecta  de  cómo  son  nuestras  fiestas. Naturalmente  se  refiere  el periodista  en  su  artículo a  las  fiestas  de  1838, pues  fue  invitado  por  el  Ayuntamiento y   ésa  fue  la  base  de  su  publicación. No  necesitamos  inventar  nada,  ni  cambiar  nada, allí  está  escrito  el  desarrollo  completo  de  la  fiesta. Debe  ser  una  lectura  obligada  para todos  y  especialmente  para  las  autoridades  festeras.  
     De  entre  la  gran  cantidad  de  personas  que  pasan  por  la  casa  hay  un  grupo  que  me
llega  al  corazón : son  los  niños .  Llegan  acompañados  de  su  familia  y  los  hay  que  se 
acercan  a  “pegar-li  una  besaeta  a  la  Mahoma“  con  sonrisas,  como  si  fuese  un  amigo  de  siempre. También  están   los  que  ponen  caras  raras  o   lloran  de  forma  incontenible,  en  estos  casos  tanto  los  padres, madres  y  yo  mismo  intentamos  apaciguarlos  y  hacerles  ver  que  no  es  tan  fiera  como  parece, sino  que  está  durmiendo, que  no  hace  nada  y    es  amiga  de  todos. No  hay  que  anidar  miedo  en  sus  corazones.
     Es  grande  el  número  de  personas  que  al  hacer  la  visita  observan  las  fotografías antiguas  y  hacen  comentarios  al  respecto:  ese  es  mi  abuelo,  aquella  persona  fue amiga  de  mi  padre,  ésta  soy  yo  cuando  era  niña… Todo  ayuda  al  proceso  de identificación  de  participantes  de  la  fiesta.
     Es  la  hora  de  la  guerrilla,  la  plaza  se  llena  de  festeros  que  con  arcabuces  en  sus  manos  y  entre centenares  de  disparos  y  explosiones  llenan  la  plaza,  los  edificios tremolan,  el  olor  a  pólvora   y  el  cosquilleo  en  los  oídos  de  todos  van  “ in crescendo” el  clímax  de  la  fiesta. Els  Espíes  ya  están  en  casa  y  los  encargados  de  los  versos   se  retiran  en  soledad  a  revisar  y  ensayar  los   que  se  dirán   después. Mientras  esto  sucede  la  casa,  al  estar  abierta  se  ha  llenado  hasta  el  colapso,  no  puede  uno  ni  moverse,  diríase  que  no  cabe  ni  una  aguja  .
     Los  espías  hacen    una  descubierta  por  la  calle  Mayor  hasta  el  castillo,  haciendo  lo suyo,  mirar,  medir, calcular,  atisbar  la  forma  de  hacerse  con  el  castillo  en  manos cristianas. Mientras  tanto  el  carro  ya  está  frente  a  la  casa  y  procedemos  a  engalanarlo con  las  ramas  de  chopo  blanco, tal  como  manda  la  tradición. Todos  los  lugares  dentro y  alrededor  del  carro  están  regulados  por  herencia,  algunos  por  herencia  de  su  abuelo, otros  de  su  padre  y  otros,  los  menos,  por  razón  de  amistad  y  amor  a  la  fiesta. En  mi  caso,  además  de  la  herencia  de  la  casa,  tengo  mi  lugar  en  la  parte  delantera  derecha delante  de  la  rueda.  Todo  por  herencia  de  mi  padre  y  estoy  agradecidísimo  a  él.
11 mayo de 1988-Cristóbal Sarrió Francés, Cristóbal Sarrió
Lledó (autor del artículo) y Luis Molina Ribera.
     Vuelven  los  espías,  están  todos: El  Cartògraf ,  L´Escrivá,  L´Ajudant  de  L`escrivá o  Tinter, La  Mare  de  La  Mahoma,  El  Medidor,  El  Portador  de  Llarga-vistes, con  otros  muchos  más  espías.  Están  en  la  casa  esperando  a  que  acabe  la  interminable  “dançá“  de  parejas  vestidas  con  ropas  sacadas  del  baúl  de  la  abuela.
 Desde  hace  muchos   años  he  querido  hacer  mi  pequeña  contribución  a  la  fiesta. Por eso  he  ido  haciendo  un  museíllo  monográfico  de  todo  lo  que  tenga  relación  con  la  casa  , “el  ball  dels  espíes”,  el  carro  y  por  extensión  de  toda  la  Plaza  de  España. Con fotos, cuadros,  vídeos,  prendas  de  vestir,  libros,  artículos  y  en  fin  todo  lo  que  tenga que
ver  con   esta  parte  de  la  fiesta. Agradezco  la  inestimable  colaboración  de  Don  Miguel
Maestre  Castelló,  pues  sin  él  no  se  hubiera  llevado  a  buen  fin. En  este  proceso  de  recuperación  de  la   fiesta  ya  se  realiza  aquí  la  “ Paella  dels  espíes“,  esa  “comilona“ que  decían  los  documentos  antiguos. Confío  en  que  pronto  volverán  a  vestirse  y  pintarse  los  espías,  pues  al  fin  y  al  cabo  es  su  casa. Estoy   abierto  a  cualquier  evento que  tenga  que  ver  con  la  “Casa  de  la  Mahoma“ y  ofrezco  mi  colaboración  total.
     En  el  proceso  de  selección  del  material  gráfico, llegó  a  mis  manos  una  tarjeta  postal   de  los  años  de  la  posguerra,  que  transcribo  por  su  rabiosa  actualidad:
                                   
                                         Hijos  e  hijas  de  Mahoma
                                        sabéis  que  todo  va  caro,
                                        pues  diremos  todos  en  coro:
                                       “Que  se  suban  los  jornales
                                        y  que  abajen  las  patatas.“

     Después  de  varias  horas  de  baile  se  acaban  las  parejas  y  en  ese  momento  el  carro  se  pone  en  movimiento  repleto  de  espías  que  protegen  y  acompañan  a  la  Mahoma.  Entonces  se  recita  por  todos  los  primeros  versos  referidos  a  su  casa  y  es  el  único  que se  dice  en  castellano. Dice  así:
                                                         Esta  es  mi  casa  eterna,
                                                         eterna  de  toda  la  vida,
                                                         de  ella  yo  me  despido
                                                         pues  me  llevan  a  Villena.
                                                           Pero  ya  llegará  el  día
                                                         en  que  yo  podré  decir:
                                                        “Que  me  lleven  a  Biar
                                                         que  allí  quiero  yo  vivir“  (Cristóbal  Payá  Galvañ).

     Estoy  contento ,  pues  mis  hijas  Eloísa  y  Paloma  junto  con  sus  parejas  y  mis  nietos Samuel  y  Paloma  ya  desde  niños  están  implicados  en  este  sentimiento  familiar . Hay continuidad   en  la  Casa  de  la  Mahoma  .
     Atrás  queda  en  mi  memoria, tantos  personajes  que  he  conocido ,  muchos  a  través  de mis  abuelos ,  de  mis  padres ,  de  mis  amigos … que  son  imposibles  de  enumerar . Tenía necesidad  de  expresarlo.

                                                                                               Cristóbal  Sarrió  Lledó
                                                                                                (Revista de Festes 2013)


 -----------------------------------
     Agradecimientos: Onofre  Payá  Valdés,  Miguel  Maestre  Castelló, José  y  Vicente  Beltrán  Sarrió  por  sus  aportaciones  fotográficas .
      Del  Baile  de  los  espías,  a  lo  largo  de  los  años,  muchos  han  sido  los  que  se  han 
ocupado  del  tema,  entre  ellos:
   -“Semanario  Pintoresco  Español”  de  Madrid. Fecha  5  de  Mayo  de  1839. Refiriéndose  a  las  fiestas  de  1838.  Páginas  140-141  y  142.
   -“El  defensor”, Órgano  del  Partido  Liberal-Demócrata  del  distrito  de Villena-Jijona. Periódico  nº  7.  Fecha  8  de  Mayo  de  1921.
    -Primer  Congreso  Nacional de  Fiestas  de  Moros  y  Cristianos .Villena  1974.Tomo  I-  II  .  “Singularidad  de  la  pantomima  y  el  “Ball  dels  Espíes “.  Por  Antonio  Navarro  García.
    -UNDEF  nº  19. Año  1983. “El  ball  dels  espíes“. Autor: Miguel  Maestre  Castelló.
    Páginas  37  y  38.
    -Memoria  gráfica  del  L’Alcoià,  el  Comtat, la  Foia  de  Castalla. Año  1998. Publicación  del  periódico  Información  de  Alicante. Páginas  285  a  300.
    -Calendari  de  Festes  de  la  Comunitat  Valenciana. Primavera.  Páginas  242  a  248.
     Año  1999. Autor:  Antonio  Ariño.  Universidad  de  Valencia.
     -Investigaciones  Universidad  de  París  Oeste  Nanterre  La  Défense.
     -Investigaciones   Universidad   de  Venecia.
     -Televisión Española. Serie  “Raíces“.
     -Canal  9,  Intercomarcal , el  Periódico  de  Villena  y  tantos  otros .  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respetemos todas las opiniones, incluso las nuestras. Gracias.