Apiarium te agradece que, si tienes algún documento o fotografía sobre Biar que pueda interesar, nos lo envíes para publicarlo al e-mail: apiarium-bellezainterior@hotmail.es. Aparte de los documentos y fotos, este blog se engrandece también con los comentarios y opiniones que nos hacéis llegar.

26 dic. 2014

*Biarenses ilustres.


    Los “hijos de Biar” se han señalado por su lealtad al servicio de sus reyes y religión. 

    En las disputas del rey Alfonso V de Aragón con Juan II de Castilla, en noviembre del año 1429, Francisco de Perpiñán salió una tarde de caza y encontró un escuadrón de guerra castellano. Siguiendo y averiguando sus intenciones, consiguió avisar al resto de la villa. Los habitantes de Biar organizaron una trampa, atrayéndolos hasta la espesura del bosque, logrando que los castellanos huyeran. Los biarenses les siguieron hasta el municipio castellano de Yecla, el cual saquearon llevándose como premio las campanas de la iglesia. A partir de este momento los reyes aragoneses se dieron cuenta de la importancia de Biar para impedir la entrada de los súbditos de la Corona de Castilla.

    Jofre de Irles preocupado por los turcos que estaban atacando Hungría, y que ya habían tomado la ciudad de Belgrado, decidió irse hacia allí y pelear hasta la muerte contra los enemigos de la fe. Sus logros fueron tales que el rey Luís de Hungría le hizo caballero y le dio el título de noble, en la ciudad de Buda (1525). Le dio escudo con los siguientes emblemas: la mano y la espada por reconocimiento a su valor en las guerras; las estrellas porque su fama había llegado a ellas, las manos y brazos del venado por los turcos, que como bestias fieras habían muerto peleando en aquellos bosques; y finalmente el campo de gules, que denota sangre, por la que dejaba vertida en el campo.
   
    Juan Marco. Sirvió en las guerras del emperador Carlos V, durante 25 años. Durante los cuales, por haberse señalado en el saco de Roma, realizó un proceso de penitencia bajo el Papa Clemente VII.
   
    Miguel Quiles. Sirvió al mismo tiempo, tuvo cargos militares honrosos, sobre todo en la ciudad de África, tiranizada por Dragud Arraez (famoso corsario de aquel siglo). Posteriormente cayó en manos de los enemigos, que le cortaron la lengua.
    (A alguno de ellos el pueblo de Biar le tiene dedicada una calle).
 
                                                                                                                                                        (Paula Ramos-UA)

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Respetemos todas las opiniones, incluso las nuestras. Gracias.